Montoya Case

Page 1 of 7

Montoya Case

By | August 2010
Page 1 of 7
Cualquier persona que esté yendo a cocteles en estos días tiene la impresión de que Germán Montoya, el secretario general de la Presidencia de la República, debe haber hecho algo muy grave. Nadie sabe exactamente qué, pero todo el mundo dice conocer a alguien que sí sabe. Cuando se llega a esta última persona, invariablemente, o se es remitido a otra tercera que "esa sí sabe", o se dice notifica que están a la espera de unos documentos que no han llegado. Algo parecido sucede en los medios de comunicación, donde siempre hay un colega que ya está a punto de culminar una investigación, que tan pronto se publique, provocaría automáticamente la caída del secretario general de la Presidencia. En medio de esta expectativa, se anuncia un gran debate parlamentario que piensa montar el Partido Conservador, cuyo primer blanco sería Germán Montoya "coautor de autopréstamos, atropellos, préstamos sin garantía, compra ilegal del mismo banco y cien irregularidades más, ha resuelto velar por sus intereses, los de su familia y los de sus cómplices y conmilitones inventándose una fórmula novedosa, sui géneris, para premiar a los culpables, sus socios y castigar a los inocentes, los contribuyentes y el pueblo colombiano... la Secretaría General de la Presidencia se ha visto colocada a nivel de una oficina de intermediación financiera. Una gestoría para enriquecimiento sin causa. O con causa legal. Pero sin causa moral y ética. Un vulgar punto de negocios", sostiene en una constancia que dejó en la Cámara el martes 21 de julio, el representante conservador Darío Alberto Ordóñez, quien disparó el primer cañonazo en el Congreso del affaire Montoya. El parlamentario conservador no es sino el peón de brega de lo que se avecina, ya que se afirma que la artillería pesada viene detrás por cuenta de un representante del alvarismo, Hugo Escobar Sierra y uno del pastranismo, Fabio Valencia Cossio. Detrás de ellos, el Napoleón de este episodio sería el ex presidente Pastrana, quien está...